jueves, 25 de febrero de 2010

EL CAMINO LARGO


Publicar en este país nunca fue fácil. Tengo entendido que en el resto de los países tampoco lo es , pero en el caso de Uruguay contamos con la desventaja de que los libros son caros y de que el mercado interno es reducido. A esto hay que sumarle la contra de que cada vez se vende menos ficción y más ensayo. Y dentro de la ficción, como se sabe, la literatura fantástica y la ciencia ficción son todavía menos populares. Así que no me ha sido nada sencillo. Solo pude publicar dos relatos en la revista de ciencia ficción Diaspar, y otros dos en el suplemento Cultural del diario El País. Cuando intenté publicar un libro de relatos me encontré siempre con la misma respuesta: que lo mío estaba bien pero que, por motivos económicos, no podían arriesgarse. Para peor, acá hay muchas editoriales que ni siquiera se dignan a considerar tu trabajo, a menos que tengas una trayectoria. Después de esa decepción, descubrí internet y empecé a mandar relatos al exterior, para revistas y antologías. En solo cinco años publiqué varias veces en Argentina, España, Francia e Italia. Me ha dado muchas satisfacciones, pero aun tengo una cuenta pendiente: quiero publicar un libro de relatos en Uruguay. Esto me trae a la memoria un cuento de un autor uruguayo que leí hace algunos años. Claudio Pastrana, un amigo de la época de Diaspar, había escrito un relato, de corte humorístico, en el que se hacía referencia a un planeta muy especial. En ese planeta, se explicaba en el cuento, solo había una calle. Si uno deseaba llegar a un sitio que estaba en frente de uno, pongamos a cien metros, no tenía más que avanzar cien metros. Pero, si uno deseaba llegar a un sitio que estaba a cien metros, pero a las espaldas de uno, tenía que dar la vuelta entera al planeta, porque esa calle solo podía ser recorrida en un único sentido. Parece que esta era una imposición del sindicato de taxistas. Con los años, yo me di cuenta que Uruguay era como ese planeta imaginado por Pastrana. En efecto, para que me reciban adecuadamente en una editorial que está a una cuadra de mi casa, no me basta con recorrer cien metros, sino que tengo que dar la vuelta al mundo. Acabo de imprimir una selección de mis cuentos, y la semana entrante la pienso llevar a una editorial. Ahí podré descubrir si el camino largo sirvió de algo. Luego les contaré lo que pasó.

(La ilustración es del artista polaco Jacek Yerka)

11 comentarios:

  1. crear la demanda antes que la oferta-enviar a todas las librerias ,editoriales y afines faxes y correos electronicos anunciando la publicacion del libro,conminandolos a reservar ejemplares antes de que se agoten debido a su exito en el exterior?-enviar texto similar a las 200 radios y cantidad parecida de canales d tv y cable del pais-objetivo-entrevista-q es publicidad gratuita-mandar pegar 2000 afiches en puntos estrategicos,cerca de editoriales y librerias.anunciando el libro con un diseño de afiche q impacte-a 1 tinta.no sale caro-5000-folletos de papel ficha duro a colocar en librerias negocios afines y lugares publicos-multicines etc.donde exiban films fantasticos,en las facultades etc-elaborar un video acompañado de un relato del libro escrito y leido en varios idiomas con una animacion que sorprenda y colgarlo en you tube aca y en redes sociales-hacerle un facebook al libro como si fuera una persona-publicar alguna cosa en periodicos de distribucion gratuita barriales-un vernissage de presentacion del libro invitando a editoriales etc,arreglas con algun pub q ande medio tecleando un dia de semana-asi en el momento que vayas a hablar-ya la mitad del trabajo esta hecho,la gente entra por el boca a boca y la difusion por diversos medios-el libro ya va a ser conocido aunque nadie sepa bien deque va el asunto-mrdisco-http://go80smaxis.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  2. El camino es largo y complejo, y dudo que sea en línea recta. Las sugerencias que hace Alarik me parecen interesantes pero, si no entendí mal, lo que propone son opciones de difusión, recursos que aumenten la posibilidad de venta de un producto disponible. Quiero decir: para anunciar el libro en afiches y pedir que lo reserven en las librerías el libro ya debe existir. De lo que vos, Pablo, hablabas es de lo sinuoso y empinado que es el camino para llegar eso, a que una editorial te publique. De otro modo estaríamos hablando de invertir y de arriesgarse a una autoedición, y en tal caso sí reforzar la salida con una buena campaña de difusión que mejore la visibilidad del libro. Y con ese "éxito" o "ruido" bajo el brazo, ir a ofrecer el material en una editorial grande, que asegure mayor tirada y (sobre todo) una buena distribución. No sé...
    Tiene sus pros y sus contras... La idea es buena, pero requiere de inversión y de mucho, mucho trabajo de seguimiento. :-/

    ResponderEliminar
  3. Un recurso sería ofrecerle eso a la editorial: la campaña publicitaria que apoye el lanzamiento. Ofrecerle una especie de sociedad en la difusión. Quizás sea lo que termine de inclinar la balanza a tu favor, Pablo. Pero tené en cuenta que se trata de mucho trabajo y dedicación; si lo ofrecés tenés que poder cumplir.

    ResponderEliminar
  4. Puff! Caminar mil veces en circulos rectos y no saber si aun se ha llegado...

    Pablo, te deseo la mejor de las suertes con esa impresión :-)

    Besos

    ResponderEliminar
  5. Estoy de acuerdo con Laura, en todo lo que dice, pero con tenacidad, y al no bajar los brazos, se logra, mucha suerte.-

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. Vas a publicar tu libro, yo lo creo...sea como sea el camino....tus relatos son excelentes e inquietantes.

    ResponderEliminar
  8. Tantos años Pablo!
    No sé si abandoné la literatura o me tomé un descanso, pero es bueno reencontrar gente...
    saludos

    Ah!
    Acá va el cuento que decías...
    http://www.facebook.com/note.php?note_id=172745167990

    ResponderEliminar
  9. uuuuhhh!!! que sorpresa!!! Estimado, siga con las letras, que usted sabeeeee!!!

    ResponderEliminar